¿Cómo renunciar a una herencia?

Hace unos meses se publicaba en la prensa que, debido a la situación de crisis en la que nos encontramos, las renuncias a las herencias se había incrementado, en el período 2007-2014, en el conjunto del país, un 210%. En Asturias, una de las Comunidades en las que más ha aumentado el número de renuncias, lo ha hecho en un 202%.

Antes de responder a la pregunta que da título a este post, cómo renunciar a una herencia, es necesario decir que el Código Civil se refiere a este acto como REPUDIACIÓN de la herencia. Y tiene una serie de características:

  • Ha de ser total, esto es, no pueden aceptarse unos bienes y rechazarse otros, salvo que en el reparto de la herencia en el testamento, figure heredero por dos títulos, por ejemplo, una persona percibe parte de una herencia por su condición de heredero forzoso y otra parte por legado. En este caso, podría renunciar a una de ellas y aceptar la otra.
  • La repudiación no puede someterse al cumplimiento de una condición.
  • Es irrevocable, una vez renunciada una herencia, ya no hay vuelta atrás.

Hasta la entrada en vigor de la Ley 15/2015, de 2 de julio, de la Jurisdicción Voluntaria (BOE 3/07/2015), cabía la posibilidad de realizar la renuncia a la herencia bien por escrito presentado ante el Juzgado competente bien acudiendo a un Notario que plasmara en escritura pública dicha voluntad.

Ahora, desde el pasado 23 de julio, cuando comienza la vigencia de la antedicha norma, únicamente es posible hacer la renuncia a la herencia ante notario con la correspondiente escritura pública.

Es preciso aclarar que, en caso del heredero que renuncie a una herencia, haya recibido por el causante donaciones en vida, éstas no serán colacionables, no entrarán a formar parte del caudal hereditario, sin embargo si fueren consideradas inoficiosas por perjudicar la legítima de los herederos que si aceptaron la herencia, éstos podrían exigirle una compensación en metálico de la parte de la legítima afectada por la donación.

Por último, otra cuestión a tener en cuenta, es la posibilidad que tienen los acreedores del heredero que renuncia a la herencia para perjudicar sus intereses, de solicitar del Juez que sean autorizados para aceptar la herencia en nombre de aquél heredero que la repudió.

© Paz Chao Rodríguez.