Accidente laboral y Seguridad Social

En los primeros ocho meses del este año 2015, se han producido 339.190 accidentes laborales en España, de los cuales, 2.751 fueron considerados graves y 386 fueron con resultado de muerte, el resto, leves.

Hemos de distinguir accidente de trabajo de enfermedad profesional. Da la Ley General de la Seguridad Social, una definición general de accidente de trabajo en el punto primero de su artículo , al señalar que “Se entiende por accidente de trabajo toda lesión corporal que el trabajador sufra con ocasión o por consecuencia del trabajo que ejecute por cuenta ajena”. Para, en su punto segundo, hacer una lista más exhaustiva de situaciones que tienen la consideración de accidente de trabajo, como por ejemplo el accidente in itinere.

Igualmente señala esta misma ley que NO serán accidente de trabajo:

a) Los que sean debidos a fuerza mayor extraña al trabajo, entendiéndose por ésta la que sea de tal naturaleza que ninguna relación guarde con el trabajo que se ejecutaba al ocurrir el accidente.

En ningún caso se considerará fuerza mayor extraña al trabajo la insolación, el rayo y otros fenómenos análogos de la naturaleza.

b) Los que sean debidos a dolo o a imprudencia temeraria del trabajador accidentado.”

Por otra parte, es enfermedad profesional, la contraída por el trabajo ejecutado por cuenta ajena que figure en el cuadro de enfermedades profesionales aprobado por el Real Decreto 1299/2006, de 10 de noviembre, y que esté provocada por la acción de los elementos o sustancias que se indican en el citado cuadro para cada enfermedad. Un ejemplo: el mesotelioma maligno.

Puede ocurrir que se contraiga una enfermedad por motivo del trabajo efectuado y que no esté incluida en el mencionado cuadro, en este caso, tendrá la consideración de accidente de trabajo.

La gestión y determinación de las prestaciones de los accidentes laborales es de la Seguridad Social, la Mutua de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales o la empresa autorizada para colaborar en la gestión.

En muchas ocasiones el trabajador o, en su caso, los herederos, pueden no estar de acuerdo con la determinación de la contingencia, porque el órgano encargado entienda que el accidente no es laboral o que la enfermedad es común. En este caso, siempre está la posibilidad de recurrir aquella decisión.

Dependiendo del caso de que se trate habrá de operar de una manera u otra. En la mayoría de los supuestos será necesario formular una reclamación previa ante el Instituto Nacional de la Seguridad Social para luego poder acudir a la Jurisdicción Social, pero se debe estar a las circunstancias concretas del asunto porque no siempre esto es así.

©Paz Chao Rodríguez.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario